Saltar al contenido.

Encuentra tu voz: reto del lunes

reto-semanal

En mi senectud me aficione a frecuentar un prostíbulo de mi barrio. Era un lugar lleno de heces de rata, a veces hasta las veía pasar arrimadas a la pared, cuando la Jenny me la chupaba mientras esperaba.

Las putas que trabajaban en aquel tugurio eran gobernadas con barra de hierro por un mal bicho, un zaino personaje del cual nunca supe su nombre. En realidad me importaba una mierda su nombre y todo lo demás, lo único que buscaba en aquel sitio era practicar la odaxelagnia con una vieja puta de dorados dientes postizos a la que llamaban Lola.

33 Comentarios »

A %d blogueros les gusta esto: