Saltar al contenido.

Si hay que cantar se canta

Si hay que cantar, se canta

Henar había descubierto agazapado tras las cortinas de su habitación a Besta al que había dejado ir ya que, además de sueño, tenia ganas de hacer edredoning con su chico, ese chico cuyo nombre empieza por C.

Tras encontrar a Besta al dia siguiente rascándose la espalda contra un árbol y echando una buena meada para marcar el territorio tal y como le había enseñado Pincher el perro cantor, le extraño ver pasar por delante de su casa a Amalaidea en un coche que iba casi a cámara lenta.

Lo que no sabia Henar, a la que algunos llaman Misifu, es que Besta había aprovechado su estancia en el baño para, además de dejarle un recuerdo en forma de cagada, hacerse con una braga y un sujetador (que ella acababa de dejar el cesto de la ropa sucia pues le gusta dormir con solo unas gotas de colonia) para olerlas y luego venderlas en milanuncios.com. El porqué se había llevado las bragas usadas de diario de Henar en lugar de un precioso conjunto negro con con puntillitas que reservaba para los fines de semana y fiestas de guardar es algo que él solo sabe, pero es fácil imaginarlo.

Lo que tampoco sabia Henar es que el coche que conducía Amalaidea muy despacio, casi a cámara lenta, ni era de esta sujeta ni iba a cámara lenta. El coche era La cabaña del Te, la furgoneta del hombre que amaba los dosieres y se había quedado sin batería. Si se hubiese fijado, habría visto medio agachado al innombrable empujando el coche muy despacio.

Sí, amigos míos, Aquel que duele nombrar había comprado por treinta monedas a Besta y Amalaidea para espiar a mi socia. Y si hubiera escuchado detenidamente habría oído también el suave ronroneo de una gata, la gata Osa, a la que Sensi (también conocida por Izaskún) le hacia gorgoritos, mientras Oscar la acariciaba tras las orejas. El innombrable era quien había llevado en su vieja cafetera a estos cuatro personajes hasta la casa de Henar.

Pero, ¿qué coño pintaban Sensi y Oscar en este turbio asunto? ¿por qué no se habían bajado a empujar la furgo? ¿estaría Antonio, ese que tiene cara de no haber roto un plato en su vida, también en el ajo? ¿sería Pincher el cerebro de toda la operación? ¿tendrá Henar que ponerse gafas y un sonotone?.

43 Comentarios »

  1. Vaya plan el del innombrable, ir a un trabajito con la batería de la furgo muerta. Está claro que el cerebro de la operación era Pincher, que como va a todas partes corriendo no cayó en cosas de baterías. Ya dije yo que pusieran al mando a otro, pero ni caso.

    Le gusta a 2 personas

  2. No necesitos gafas. Te tengo a ti, capaz de verlo todo. Tienes visión de rayos X, ¿cierto? Porque a ver cómo me explicas cómo sabes tanto de mi ropa interior.
    Vale… Ese día estaba un poco cansada y no voy a hacer declaraciones al respecto.
    Creo que debemos ir preparando el sótano de interrogatorios. Además de ti y de Izaskun, alguien más va a cantar esta noche. ¿Quién quiere entrar el primero?

    Le gusta a 3 personas

Responder a chus Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: