Saltar al contenido.

Un día de negocios

“Semos peligrosos”

shadows-296004_1280

PENSANDO EN LA OSCURIDAD

Un hombre, de cuyo nombre no logro acordarme, se sentó en una mesa de una terraza en una cafetería, cuyo nombre tampoco recuerdo. Pero vamos a llamarlo Manolo, al hombre claro, a la cafetería no se me antoja darle nombre. Manolo pidió una cerveza y el periódico. Estuvo ensimismado durante un rato con el pésimo panorama mundial, hasta que dos mujeres tomaron asiento en la mesa colindante. No le llamaron la atención por ser dos mujeres despampanantes, aunque la rubia… Hubo algo en la rubia que se le hizo familiar y no pudo evitar pegar la oreja, el muy cotilla.
– ¿Qué te pasa hoy, Pilarica? ¡Con lo que tú hablas! ¿Ya andas a vueltas otra vez con tu perro?
– Ya sabes que debe de ser la época de celo.
Manolo estuvo a punto de dejar de escuchar. Las conversaciones acerca de perros siempre le parecieron un aburrimiento.
–…

Ver la entrada original 866 palabras más

11 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: